Explorando el horizonte

Para no ser desbordada o sorprendida por las fuerzas sociales, culturales o tecnológicas, la educación necesita estar alerta, descifrar bien los signos y detectar los cambios.