Adolescencia: segunda edad de oro

“Talento es el buen uso de la inteligencia que se demuestra eligiendo bien las metas y movilizando los conocimientos, las emociones y las destrezas ejecutivas necesarias para alcanzarlas, es decir, es una secuencia de buenas decisiones”. Todos habíamos aceptado que la primera infancia es una edad dorada del aprendizaje, pero ahora sabemos que hay una segunda edad dorada: la adolescencia.

up2_editorial_intEl tema de la adolescencia ha adquirido especial relevancia. No solo los docentes, psicólogos y pedagogos, sino instituciones como UNICEF o el Banco Mundial  insisten en la necesidad de cambiar nuestra interpretación de esta etapa vital. Hemos infantilizado la adolescencia, causando con ello serios perjuicios a aquellos a los que queríamos beneficiar. Los avances conseguidos en la infancia pueden desaparecer si no se estimulan en la adolescencia. Y las carencias sufridas en la infancia pueden superarse en esa edad. La razón nos la indica la neurociencia. Hasta ahora, todos trabajábamos con la hipótesis de que la primera infancia era la gran época educativa, la más influyente y decisiva.  Pero la neurociencia ha descubierto que hay una segunda edad de oro, que se extiende entre los 13 y los 17 años, es decir, durante la adolescencia. En esa etapa se rediseña el cerebro, se estabilizan destrezas y aficiones, y se toman decisiones de gran relevancia respecto de los estudios o de la orientación académica.

La Universidad de Padres aspira a liderar este cambio de paradigma. Ya lo hemos introducido en nuestros programas, pero eso no es suficiente. Necesitamos que la sociedad cambie su modo de actuar respecto de la adolescencia. Por eso, pedimos su colaboración para dar a conocer este nuevo modelo – más exigente, más respetuoso, más optimista, mas creativo- de la adolescencia.