¿Tienes una hora al año para ayudar a las mujeres del futuro?

Servir como modelos a niñas que aún no tienen plena conciencia de la situación actual del papel de la mujer en la sociedad es la finalidad del proyecto Inspiring Girls. Mriam González Durántez, mujer de Nick Clegg - exviceprimer ministro británico- , es la promotora de este proyecto. En España lo lidera Marta Pérez Dorao que nos explica en qué consiste.

—Mamá, me quiero apuntar al equipo de rugby.

—Pero hija, ¡si eso no es de niñas!

Cuando la Presidenta de una gran empresa multinacional se dio cuenta de lo que había dicho, una ejecutiva exitosa con una carrera fulgurante en una farmacéutica, se quedó helada. “Enseguida le dije que sí, por supuesto, que se apuntara a rugby si le gustaba. Pero me di cuenta de la gran distancia que había entre mi reacción instintiva y lo que yo pensaba de verdad”, me contaba en la reunión que tuvimos para presentarle el proyecto Inspiring Girls.

Este es el problema con los estereotipos de género: conforman un ecosistema compuesto de creencias y asunciones que no se ven, y por tanto hacen muy difícil la lucha contra ellos. Como me contaron ayer Clara Sanchis y Cristina Forn, investigadoras de la Universidad Jaume I que van a colaborar con nuestro proyecto, los niños, y sobre todo las niñas, van “incubando” ciertos estereotipos desde pequeños, y este conjunto de creencias y percepciones les va formateando el cerebro en una dirección concreta. Por ejemplo, la dirección en la que las niñas no pueden jugar al rugby. O más grave todavía, en la que las niñas son peores en matemáticas o ingenierías, y que la tecnología es incompatible con la feminidad. Nadie dice explícitamente que las mujeres no puedan ser ingenieros, sino que no se ven. Y por tanto el hecho de que no las haya, o más bien de que no sean visibles, lo tomamos como la confirmación de esta afirmación, empíricamente.

marta con niña boxeadora

Clara y Cristina me explicaron que no hay prueba científica de la diferencia entre el cerebro femenino y masculino, contra la creencia arraigada en nuestra sociedad. Sin embargo, una pequeña diferencia en los sexos genera una diferencia de trato por parte de los que rodean a los niños, que a su vez “formatea” el cerebro en esa dirección. La buena noticia es que pueden darse circunstancias que hagan que esa diferencia desaparezca: se llama neuroplasticidad. Y puede que, con los mensajes adecuados, se rompan esos estereotipos o creencias incubadas desde la infancia, y desaparezca ese “ruido de fondo” en el que nuestros niños se están criando.

También me explicaron la importancia del autoconvencimiento en la competencia demostrada en ciertas áreas. Si antes de empezar el examen de matemáticas alguien me dice: las niñas no son buenas en matemáticas, el examen me va a salir peor. ¡Y esto sí que está acreditado científicamente!

Por eso iniciativas como Inspiring Girls son tan necesarias. Porque es fundamental romper los estereotipos autolimitantes que están tan presentes en las mentes de nuestras menores, y que se intensifican aún más cuando las niñas van creciendo. Y esto, a medio plazo ayudará sin duda a cambiar la actual posición de la mujer en el mercado laboral, que hoy se reduce a un 29% de mujeres entre los investigadores a nivel mundial, a menos del 4% de los CEOs de las 500 compañías internacionales más importantes, y a solo el 8% de los presidentes, el 10% de los puestos de alta dirección y el 21% de los Consejos de Administración de las empresas del IBEX 35.

La Fundación Inspiring Girls, creada en Gran Bretaña por la abogada Miriam González Durantez, ha logrado reunir, en sus primeros 3 años de vida, a 25.000 mujeres profesionales de los más diversos ámbitos, con más de 600.000 niñas de entre 10 y 16 años. Las primeras ofrecen voluntariamente 1 hora de su tiempo al año para “volver al cole” y compartir con las segundas los entresijos de su experiencia laboral, permitiéndoles adquirir conocimiento sobre la gran diversidad de profesiones y de roles que existen y que están a su alcance y, de paso, aumentar su autoestima y su ambición profesional, percibiendo como accesibles tareas muy alejadas de las tradicionalmente femeninas.

En España, Inspiring Girls tuvo su puesta de largo el pasado diciembre en un gimnasio de boxeo en el que 12 mujeres profesionales, entre las que se contaban una boxeadora, una exministra, una cirujana maxilofacial, una chef de cocina, una periodista o una piloto de caza, se dieron cita en una charla informal con 50 alumnas del Colegio Público San Sebastian ubicado en San Sebastián de los Reyes (Madrid), y pudieron acercar su realidad laboral al imaginario de las menores y ofrecérsela como una posibilidad cierta de futuro para ellas. En esta jornada se transmitieron mensajes destinados a reforzar en las niñas la idea de que pueden ser lo que quieran ser, que conseguir sus metas es una cuestión de esfuerzo y no de género.

Miriam y Marta

Dentro de este peculiar escenario, me divierte contar como anécdota la actividad que las niñas realizaron, consistente en golpear los diferentes sacos de boxeo de los que colgaban etiquetas a las que hacer frente en esta lucha contra la desigualdad: “debilucha”, “llorona”, “friki”, “tontita”, “blanducha”… estos mensajes estaban impresos en los sacos y recibieron sus buenos “guantazos” por parte de algunas de las participantes.

A este primer evento le seguirán otros muchos en diferentes ciudades de nuestro país, para lo cual desde Inspiring Girls España estamos poniendo en marcha una plataforma que permitirá contactar y coordinar a las profesionales y a los colegios.

En este sentido, estamos invitando a mujeres profesionales de diversos sectores a que participen como voluntarias en estos encuentros, así como a directores de colegios que quieran brindar a sus alumnas la oportunidad, absolutamente gratuita, de aprender de primera mano de la experiencia personal y profesional de estas “role models”. La tercera pata de estos eventos serán, cómo no, las empresas cuyos objetivos de responsabilidad social corporativa se alineen con estos objetivos, es decir, infancia, educación y diversidad. Ellos son los patrocinadores y sponsors de los actos y de la propia Fundación Inspiring Girls en España, gracias a los cuales será posible la promoción y puesta en marcha de esta magnífica iniciativa durante todo el 2017, a la cual os invitamos, desde aquí, a participar. ¡Bienvenidos a Inspiring Girls!

Marta Pérez Dorao, Chair Inspiring Girls España