Turning Point Challenge: Crea tu propio trabajo

Turning Point Challenge es el programa de la asociación sin ánimo de lucro Freelanding que tiene como objetivo reducir el desempleo juvenil en España. Cuenta con el patrocinio del Departamento de Estado de EE.UU. y es implementado en Madrid a través de la Embajada.

Cada mes un grupo de 10 jóvenes menores de 25 años y en situación de desempleo participan en workshops, charlas y eventos en el corazón de un centro de innovación, Freeland Innovation Center. Las actividades les permiten adquirir habilidades y descubrir nuevas formas de aplicar sus conocimientos mientras conviven con freelances, startups y pequeñas empresas. Cada participante se convierte en testigo del día a día de estos profesionales, interactuando con ellos y descubriendo de primera mano las dinámicas profesionales colaborativas así como las soluciones que aplican a las dificultades que se les presentan y los pasos que han dado hasta llegar a donde están. Se trata de una inmersión en un contexto de oportunidades.

Durante el desarrollo del programa cada participante decide un objetivo laboral, elabora un plan para conseguirlo y comienza a ejecutarlo. Incidimos especialmente en la definición del objetivo en términos de propuesta de valor, la adquisición de competencias comunicativas y la mejora en habilidades de resolución de problemas. Los jóvenes desarrollan su propuesta de forma autónoma pero dentro de un contexto de conexión con otros y contando con asesoramiento profesional. Es un programa muy práctico y vivo creado a partir de la experiencia directa con entornos de trabajo que funcionan.

Cada vez se valora más la iniciativa, la capacidad para generar valor, la autonomía, el dinamismo, la creatividad y las habilidades colaborativas. Competencias que forman parte de una nueva manera de entender el acceso al mundo laboral. Somos conscientes de que buscar ofertas de trabajo, enviar c.v. y esperar a que te llamen ya no produce los resultados que solía. Tener conocimiento de este cambio y actuar en consecuencia supone ampliar el campo de visión y las posibilidades de salir de la situación de desempleo. La inactividad provoca una tendencia hacia la desmotivación que atrapa mientras que la actitud proactiva multiplica las posibilidades de encontrar y mantener un trabajo.

En el programa otorgamos una especial importancia a que los participantes aprendan a responder con eficacia y confianza la pregunta “¿qué sabes hacer?”.

Algo cada vez más demandado en una realidad laboral en la que la aplicación práctica del conocimiento está adquiriendo un mayor protagonismo. Cuando una persona consigue focalizarse en aquello que se le da especialmente bien incrementa sus posibilidades de satisfacción personal, de verdadero aporte de valor a la sociedad y de éxito profesional.

El talento se está convirtiendo en un concepto clave que va más allá de las barreras tradicionales de certificados y titulaciones. Están surgiendo nuevos puestos y profesiones en los que se produce una aplicación directa de habilidades específicas. Los caminos marcados a veces resultan estrechos e insuficientes para aprovechar la potencialidad que los jóvenes pueden aportar al conjunto de la sociedad. Han recibido una educación en el desarrollo de una serie de capacidades y ahora que han llegado a la adultez necesitan oportunidades para expresarlas. Si la oportunidad no llega y no saben cómo crearla se produce una insatisfacción creciente con la vida laboral y unas limitaciones derivadas de la escasa o la inexistente retribución económica.

El salario supone una llave de acceso a recursos vinculados con el aprendizaje, la salud, el ocio, las relaciones sociales, y a valores culturales tan importantes como la libertad y la seguridad. El alto desempleo juvenil supone un ataque al bienestar de este sector de la población y de aquellos que les rodean, viéndose especialmente afectado el núcleo familiar. Es una situación en la que todo el mundo pierde, incluido el tejido empresarial ya que gran cantidad del talento pasa desapercibido. Por eso creemos en la importancia de nuestro programa ya que facilitamos el aprendizaje dentro de un espacio en el que las expectativas positivas sobre el futuro laboral tienen sentido. Les conectamos con una realidad en la que existen oportunidades.

Turning Point Challenge también planta cara a una de las características más nocivas del desempleo, el aislamiento. El ser humano es gregario por naturaleza y la pertenencia a una comunidad es una ventaja evolutiva que favorece la supervivencia de la especie y la del propio individuo. Los participantes del programa salen del espacio delimitado de su casa para convertirse en integrantes de un grupo formado por otros jóvenes que se encuentran en una situación parecida y con los que pueden remar en una misma dirección. Las habilidades que aportan a los demás resultan de gran utilidad y dan lugar a la construcción de sinergias.

https://www.youtube.com/watch?v=Sc3FIXCWlkY

La red a la que acceden a través de Turning Point Challenge y las consecuentes posibilidades colaborativas se extiende más allá del grupo inicial. Está formada por los participantes de las distintas ediciones, los profesionales de Freeland Innovation Center, los expertos que desarrollan los workshops, los ponentes, los invitados a los debates, los integrantes de los eventos y las empresas y organizaciones que han decidido vincularse al programa.

Turning Point Challenge puede convertirse en un verdadero punto de inflexión en la vida laboral de muchos jóvenes. Un cambio significativo que les permita ejercer un mayor control sobre su carrera profesional. Participar en alguna de las nueve de ediciones que vamos a realizar a partir de Enero y a lo largo del 2017 puede mejorar tanto su empleabilidad como sus posibilidades de éxito en emprendimiento. Os invitamos a dar a conocer nuestro programa y animamos a los jóvenes a participar realizando su inscripción en www.turningpointchallenge.com.

Elena Montero Serrano

Codirectora de Turning Point Challenge

Los comentarios están cerrados.