Entrevista a un libro: “El Viajero Universal”

Este libro explica el proceso de la creatividad como una guía para viajeros - está muy interesante! Y se podría considerar el primer acercamiento para crear un marco de referencia a lo que hoy conocemos como Design Thinking,

¿La creatividad es algo que solamente poseen individuos extraordinarios que han nacido con dotes especiales, o es algo que podemos cultivar todos nosotros a diario? Los estudios clásicos hacían referencia a las cualidades excepcionales de los individuos creativos, que se consideraba diferían del resto, pero los estudios recientes sobre creatividad ponen el énfasis en los actos creativos de personas ordinarias, que resuelven de maneras poco habituales problemas frecuentes con los que se tropiezan en su vida y que no tienen una solución preestablecida.

Si queremos acercarnos al fenómeno de la creatividad y contemplarlo desde diferentes ángulos para poder entenderla mejor y también para fomentarla, podemos partir de los cuatro acercamientos fundamentales al problema de la creatividad, conocido como las Cuatro Ps (por sus siglas en inglés), formuladas por Mooney (1963) y que MacKinnon (1975) popularizó en la psicología. Podemos, de acuerdo con este enfoque, tener en cuenta cuáles son las cualidades de las personas creativas, atender a los procesos que ponen en marcha la creatividad, poner el foco en el producto creativo (el resultado tangible de los procesos puestos en marcha por la persona creativa), o sobre todo cuidar y atender a los entornos creativos (“Place”, por las siglas en inglés).

portada 2

Uno de los libros clásicos en el estudio de la creatividad como proceso es el libro “El Viajero Universal”, de Koberg y Bagnell,  que ha tenido numerosas reediciones. Este mes nos hemos decidido a entrevistarlo.

Pregunta-¿Las personas nacen creativas o se hacen creativas?

Respuesta-Resolver creativamente los problemas a los que nos enfrentamos a diario es un proceso que todas las personas podemos aprender. Una persona que resuelve problemas creativamente es un “diseñador”.  En general, para mejorar algo y para hacerlo creativamente, es necesario:

            – identificar lo que es y lo que necesita una mejora,

            – entender los factores que interactúan,

            – desarrollar las destrezas y herramientas necesarias para gestionar la tarea (métodos)

P.- ¿Cómo sería ese proceso creativo?

R.- El proceso de resolución creativa de problemas (diseño) es una secuencia de estadios o fases en un viaje hacia un destino dado. La experiencia nos ayuda a internalizar ese proceso, y se consolida con la aplicación consciente de incentivos, intenciones, decisiones, acciones y evaluaciones a lo largo de todo el proceso.

En mis páginas recojo herramientas y técnicas para poder poner en marcha cada una de esas fases.

P- ¿Cuáles serían las fases del proceso?

R,- Un viaje completo y sistemático de resolución de un problema incluye un itinerario de siete fases, que son las siguientes:

  1. En primer lugar, debes aceptar el problema como un desafío. Permite que el problema se convierta en el generador del proceso. Prepárate y establece las intenciones iniciales. La auto-motivación en esta fase es fundamental. ¿Por qué me interesa el problema?
  2. En segundo lugar, tienes que analizar el problema. Reúne hechos y sentimientos. Familiarízate con los aspectos internos y externos del problema. Descubre lo que contiene el “mundo del problema”.
  3. A continuación, es fundamental definir el problema. Determina el destino (esto es algo esencial para el éxito). Determina los aspectos principales del problema; conceptualiza y clarifica metas, fines y objetivos de la resolución del problema
  4. La cuarta fase es la de la ideación. Genera alternativas para solucionar el problema. Identifica todas las posibles maneras de llevar a cabo los objetivos.
  5. La quinta fase es la de la selección. Elige entre las opciones una que quieras llevar a cabo, comparando el destino con las posibles maneras de llegar a él. Determina las mejores combinaciones.
  6. La sexta fase es la fase de la implementación. Actúa. Dale forma a las “mejores maneras” seleccionadas. Realizar las intenciones, que éstas no se queden en un mero deseo y se guarden en un cajón.
  7. La última fase es la de la evaluación. Mide el éxito. Revisa el viaje para determinar el grado de éxito y su valor total. ¿Qué has aprendido? ¿Cómo podría utilizarse la experiencia para hacer futuros viajes con más sentido o más disfrute?

portada

P.- ¿Existe algún denominador común en todo el proceso? ¿Algún nexo de unión entre todas las fases?

R.- Existen determinados comunes denominadores en el proceso, en particular dos estadios básicos:

El estadio de análisis. Es importante fragmentar la totalidad en partes para examinarlas más detenidamente.

El estadio de síntesis. Debemos resolver, aportar soluciones a las partes examinadas para formar una nueva totalidad.

P.- Siempre se ha hablado de que la creatividad requiere de un pensamiento especial, el pensamiento divergente, pensar “fuera de la caja” y de manera poco ortodoxa. ¿Defiendes que la creatividad necesita potenciar este tipo de pensamiento?

R.- Si examinas con detenimiento los procesos creativos, verás que en todos ellos se da una alternancia dinámica entre el pensamiento convergente y el divergente. En fases como las de análisis o de selección o evaluación, aplicas el pensamiento convergente, el pensamiento analítico habitual. Fases como las de ideación, sin embargo, son las propiamente divergentes, y requieren que nos salgamos de nuestra forma de pensar habitual

BIBLIOGRAFÍA:

-Koberg, D. y Bagnall, J. (1972) (Edición de 2003) “The Universal Traveler. A soft-systems guide to creativity, problem-solving and the process of reaching goals”. Axzo Press

-MacKinnon, D W (1975). “IPAR’S contribution to the conceptualization and study of creativity”. En Getzels, J. y Taylor, I.A. “Perspectives in creativity”. Chicago: Aldine.

-Mooney, R L (1963). “A conceptual model for integrating four approaches to the identification of creative talent”. En C. W. Taylor y Frank Barron (Eds.), “Scientific creativity: its recognition and development”. Pgs. 331-340. Nueva York: Wiley.