El amor educa

.

 ¡Qué mejor horizonte de una vida propia que ver cómo nos superan nuestros hijos como personas!

logo-up-horizontal

Hay pocas cosas que nos den tanta satisfacción en la vida como comprobar los progresos de nuestros hijos, sentirnos orgullosos de sus éxitos merecidos. Ser agentes activos, testigos y jueces privilegiados de su crecimiento personal cuando sobrepasan etapas, y caminan hacia una juventud dinámica y madura.

 

El amor es, sin duda, la energía más poderosa que mueve a quienes somos padres.

 Si quieres saber más entra en:

www.universidaddepadres.es