¡Ahora es el momento!

Lejos de las batallas de deberes y dejando los contenidos académicos a un lado hay aprendizajes  de nuestros hijos que son esenciales y que suelen quedarse desplazados por no ser urgentes. El verano nos brinda una oportunidad única para valorarlos y ponernos manos a la obra con ellos.

La etapa de los hijos comprendida entre los 8 y los 10 años suele ser una época dulce para los padres que ven cómo muchos de los hábitos y aprendizajes básicos van dando sus frutos sin todavía verse inmersos de lleno en la preadolescencia. Es una época en la que los niños empiezan a ir solos. Sin embargo, es una etapa muy importante a otros niveles a los que no solemos dar tanta importancia como la autonomía, la toma de decisiones, la resolución eficaz de problemas…Cuando estas áreas se trabajan antes de llegar a la adolescencia, permite a los chicos enfrentarse a ella de otra manera: sintiéndose más capaces, siendo capaces de enfrentarse a diferentes problemas y con unas capacidades asertivas que les permitirán desarrollar su personalidad de forma más independiente.

cocinar-ok--644x362

Por eso si tu hijo tiene entre 8 y 10 años, ahora es el momento de:

  • Empezar a dejarles que hagan pequeños desplazamientos solos: Ir a por el pan, caminar hasta casa de un amigo o coger el autobús para ir a casa de la abuela. Son pequeños pasos que permiten al niño experimentar de forma progresiva con su autonomía y también resolver pequeños problemas que les vayan surgiendo.

 

  • Plantearle diferentes sucesos conflictivos en los que pueda verse y cómo solucionarlos: ¿Crees que tu hijo sabría qué hacer si un día no apareces a recogerle en el colegio? ¿A quién pediría ayuda? ¿y si te desmayaras estando a solas con él? ¿Sabría cómo actuar? Saber que cuentan con herramientas para enfrentarse a diferentes situaciones les hace sentirse más seguros y responsables.
  • Usar herramientas para hacer sus propios proyectos. El trabajo manual supone un gran placer para el ser humano y le otorga un orgullo y sensación de competencia difícil de igual en otras áreas. Cuando les dejamos usar herramientas (previa enseñanza y bajo nuestra supervisión) los niños se sienten mayores y también aumenta la sensación de confianza en ellos. ¿Imaginas su cara después de hacer un pequeño armario para sus muñecas o un teatro para sus títeres?
  • Dormir en el exterior: ya sea en acampada al raso o dentro de una tienda de campaña dormir en el exterior es una experiencia única para los niños. Les permite reencontrarse con la naturaleza, enfrentarse a sus propios miedos y disfrutar de la noche de otra manera. No hay mejor forma se ser consciente de lo pequeños que somos que bajo la inmensidad de un cielo estrellado.
  • acampadaCocinar una comida completa para los otros: Cocinar es una actividad increíble para los niños. Necesitan planificar, organizarse, preparar la comida, recoger, solucionar los pequeños problemas que vayan apareciendo…Además cuando se prepara una comida para los otros estamos centrándonos por un lado en la propia actividad de cocinar y al mismo tiempo en lograr algo que satisfaga a los otros. Cuando se cocina para otros lo importante no es tu gusto sino el proporcionar ese gusto a los demás. Es el trabajo centrado en el otro en vez de en uno mismo.

 

  • Leer un libro en común y debatirlo: hay muchos libros que pueden leer a partir de los 8 años y que pueden compartir con nosotros. La lectura en paralelo y un debate posterior sobre el libro le da una nueva dimensión a la lectura que sin duda será un aliciente para ellos. El ver que pueden leer y disfrutar libros que también leen y disfrutan sus padres da sentido al esfuerzo que muchas veces supone para ellos la lectura.

Tenéis ante vosotros dos largos meses para afrontar todos estos retos. Puedo aseguraros que disfrutarán con cada uno de ellos, lo que no puedo garantizaros es que no vayan a querer repetirlo.

 

Coti Coloma, Coordinara de tutores de la Universidad de Padres

www.universidaddepadres.es