Papel clave de los padres en el aprendizaje de otras lenguas

En Macmillan Education concebimos la enseñanza como un proceso permanente de aprendizaje que no finaliza tras la salida diaria del centro escolar sino que se reafirma y consolida en el entorno familiar. Los niños aprenden y se desarrollan felices si padres y madres comparten la tarea de educar.

Son muchos los estudios que corroboran que los niños cuyos padres participan activamente en su educación consiguen un desarrollo afectivo más profundo y un aprendizaje de más calidad. Está estimado que un tiempo de dedicación de unos 25 minutos semanales favorece la motivación del niño hacia el aprendizaje y hace que progrese de manera más efectiva.

Por este motivo hemos desarrollado Macmillan Early Learning Path, un proyecto de Innovación Educativa cuya filosofía de aprendizaje comparte el ideario de la Universidad de Padres materializada en la ya famosa frase utilizada por José Antonio Marina y basada en un proverbio africano ‘para educar a un niño hace falta la tribu entera’. El objetivo que nos marcamos en este proyecto es el de crear las condiciones idóneas para que los niños se sientan acompañados y motivados por toda “la tribu” en las diferentes etapas de su aprendizaje, siendo la involucración de los padres una pieza clave en este desarrollo. Asegurar esto desde las edades tempranas, cuando la plasticidad neuronal y sináptica de los niños es mucho mayor, resultará crucial para su desarrollo pleno como personas.

Los padres son asesorados para que conozcan cómo se produce el aprendizaje de sus hijos y son guiados para tener un seguimiento activo en este camino.

Precisamente las capacidades de aprendizaje de los más pequeños han suscitado el interés en relación al desarrollo del aprendizaje de segundas lenguas. Ha sido vertiginoso el avance que en los últimos años ha tenido la implantación de distintos proyectos bilingües en todo el país. Es una realidad irrefutable la necesidad de incluir una segunda lengua, especialmente el inglés, como vehículo de aprendizaje en el entorno social y educativo en que vivimos. Si además, como indica Marina ‘la capacidad infantil para el aprendizaje lingüístico es pasmosa’, estaríamos cometiendo un gran error si no la aprovecháramos para conseguir lo máximo de los niños desde estas edades tempranas.

guarderiaPero… ¿cómo podemos involucrar a los padres en el aprendizaje del inglés de sus hijos? Y ¿cómo podemos hacerlo si, además, los padres no conocen la lengua? ¿Y si queremos ayudarles en paralelo con lo que están haciendo en el colegio?

Queremos potenciar la capacidad innata que tienen los niños para aprender divirtiéndose.

Desde nuestra experiencia en el ámbito de la educación y como especialista en la enseñanza del inglés, somos conscientes de esta sensación de ‘desamparo’ que muchos padres experimentan ante su papel en la educación de sus hijos y más cuando esta se desarrolla en una lengua extranjera. Y en esa línea, tratando de dar soluciones educativas, hemos estado trabajando.

Macmillan Early Learning Path dirige sus esfuerzos a facilitar esta labor dando recursos y apoyo a los padres creando materiales y servicios específicos que aseguran el desarrollo del niño tanto a nivel lingüístico como social, emocional y cognitivo. Estos recursos se componen de fichas con tareas variadas, sencillas manualidades, recetas de cocina, etc. Cada tarea dispone de pautadas instrucciones en castellano, vocabulario  y canciones en ambos idiomas, glosario de expresiones útiles y sencillas para que los padres se animen a motivar a sus niños (¿qué papá o mamá no sabe decir ‘very good’ o ‘well done’ congratulando y reforzando así el trabajo de su hijo?).

MELP_ELTonsTodo esto refuerza lo que ya han visto en clase con su profesor, garantizando la máxima cohesión entre colegio y casa. Además, los padres disponen de todos los materiales y recursos en una plataforma específica para padres. Es nuestra comunidad virtual de padres. Recalcamos que el rol del padre no es el de enseñar, sino el de acompañar y reafirmar lo ya aprendido, llevando el aprendizaje al terreno de la vida diaria, en donde creemos que se deben desarrollar y potenciar.

Los padres requieren también de una formación específica para aprender y dirigir su actuación de la manera más eficaz posible. Esta formación se realiza a través de lúdicos y prácticos talleres presenciales y online. Estos talleres son dirigidos por formadores especialistas que dominan ambas lenguas y que hacen un buen balance de su uso durante los mismos con el objetivo de que cualquier padre, independientemente del conocimiento que tenga de la lengua, pueda seguirlo sin problema alguno. En un ambiente distendido, divertido y muy dinámico que tiene lugar en el centro educativo, se produce esa cohesión niño-familia- escuela de una manera casi ‘mágica’.

Es importante insistir en que un proyecto de estas características, no busca solamente el aprendizaje desde el punto de vista académico, sino que encuentra su mayor refuerzo y optimización en el trabajo transversal de aprendizaje en valores y la adquisición de destrezas para toda la vida.

En Macmillan creemos que no basta simplemente con aportar contenidos o servicios educativos. Miramos al futuro con el firme objetivo de crear Comunidades de Aprendizaje que den cabida y acompañen desde las edades tempranas de aprendizaje, a todas y cada una de las ‘personas y personitas’ que la conforman.

La reciente nominación de nuestro proyecto a los premios ELTons 2016 otorgados por el British Council a las aportaciones más relevantes en la innovación de la enseñanza del inglés nos hace sentirnos contentos y seguros de estar en el camino adecuado.