Editorial Abril 2016

JAMUn año más abrimos la matriculación de la Universidad de Padres, un período de incertidumbre y de esperanza. Para cumplir los objetivos de nuestra Fundación necesitamos tener el mayor número posible de alumnos. Por eso os pedimos que difundáis nuestro proyectos y, si estáis de acuerdo con ellos nos ayudéis a expandirlo. Matricularse en la UP significa ayudar a mejorar la educación por dos vías diferentes. Una, la más directa, facilitando a los padres su tarea educativa, acompañándoles en la compleja tarea de educar a sus hijos. Otra, mas global, cooperando con la Fundación UP para mejorar el ambiente educativo de vuestros hijos. La presencia de la Universidad de Padres en el mundo educativo va en aumento. El curso pasado, el ministro de Educación nos pidió que redactáramos un Libro blanco sobre la profesión docente. Hace unas semanas, la Universidad Antonio de Nebrija nos pidió que elaboráramos un Libro blanco para un pacto educativo.  Ambas iniciativas repercutirán en la educación y el futuro de nuestros hijos. Pero para tener la necesaria independencia, necesitamos ser autosuficientes. No queremos vivir de subvenciones, sino de nuestro trabajo. Por eso es tan importante contar con un gran número de matrículas. ¡Ojalá este año pudiéramos llegar a cinco mil!

¿Por qué no nos ayudas?