Entrevista a un libro: Creando Innovadores. La formación de los jóvenes que cambiarán el mundo

Tony Wagner es experto en educación y dirige el Laboratorio de Innovación de la Universidad de Harvard. Antiguo profesor y director de un instituto de educación secundaria, ha sido codirector del Grupo de Líderes para el Cambio y consejero senior de la fundación Bill&Melinda Gates. Este libro es el fruto de una amplia y metódica investigación en la que ha entrevistado a muchos jóvenes innovadores y emprendedores, así como a sus padres, profesores y mentores. Todo ello, para extraer y proponer las capacidades que necesitamos para formar a niños y jóvenes más creativos, innovadores y emprendedores, tanto por parte de la familia, como por la escuela y los ecosistemas de innovación.

up20_creando_innovadores_intPregunta- ¿Por qué cree que hoy día es tan necesario impulsar la innovación?

Respuesta- La mayoría de los líderes relevantes están de acuerdo en algo: la salud de la economía, a largo plazo, y la recuperación de total en esta época de crisis, con altas tasas de desempleo y subempleo juvenil, pasa por impulsar la innovación y el emprendimiento. Porque, si queremos construir un futuro económico sólido y una forma de vida sostenible para nuestros hijos y nietos, todos tenemos que cambiar e innovar y podemos hacer mucho juntos.

Pregunta- ¿Pero hay personas que entienden que innovar o emprender es una moda?

Respuesta- Nada más lejos. Lo que urge es un nuevo motor de crecimiento económico para el siglo XXI (la salida al problema no puede ser el ahorro del gasto público). Necesitamos soluciones diferentes. La solución a nuestros retos sociales y económicos es la misma: crear una economía viable y sostenible que genere buenos puestos de trabajo sin contaminar más el planeta. La base de la nueva economía es, sin duda, la innovación.

Pregunta- ¿Pero qué entiende usted por innovación?

Respuesta- Algunas personas asocian la palabra innovación a nuevas tecnologías, pero –afortunadamente– es un concepto mucho más amplio, aunque éstas tengan una preponderancia evidente porque estamos en la era digital. La innovación puede darse en tres modalidades, cuando un país crea nuevos y mejores productos, procesos y servicios, aquellos que otros países van a necesitar. Pero este libro no es un libro de economía, sino que trata de exponer cómo podemos inculcar y desarrollar las capacidades de muchos más jóvenes para que sean creativos y emprendedores.

Pregunta- ¿Qué relación existe entre la imaginación, la creatividad, la innovación y el emprendimiento?

Respuesta- Mirando al futuro, estamos convencidos de que el mundo estará cada vez más dividida entre los países que tengan, alienten y ayuden a la imaginación, a potenciar los atributos de su pueblo, y aquéllos que tengan poca imaginación, la supriman o simplemente no puedan contribuir a desarrollar en sus gentes la capacidad de crear, la habilidad para generar nuevas ideas, la posibilidad de poner en marcha nuevas industrias y de potenciar los atributos de su gente. Para aumentar la imaginación de las personas hay una senda educativa clara que puede llevar de la lectura a la imaginación, de ésta a la creatividad, de aquí a la innovación y, por último, al emprendimiento. Aunque también se precisan otros componentes y capacidades a fortalecer en los jóvenes, como he tratado de demostrar con el análisis de casos reales de innovadores de éxito.

Pregunta- ¿Cómo y a quién has investigado para llegar a las conclusiones que ofreces con sumo rigor en este libro?

Respuesta- Mi libro tiene un complemento innovador porque incorpora en cada uno de sus capítulos una serie de códigos QR que enlazan directamente con vídeos en Internet. Son entrevistas realizadas expresamente para ampliar las aportaciones de expertos como Friedman, Kamen, Neal, Nelly, etc… y con los innovadores de éxito que estudio detalladamente como Kirk Phelps (jefe de producto del primer iPhone de Appel); Shanna Tellerman (democratizadora del diseño en 3D, creadora de Sin Ops Studios y de Autodesk); Jodie Whu (ingeniera mecánica que transformó la bicicleta en un vehículo de innovación aplicable a la economía agraria de países en desarrollo como Tanzania); David Sengeh (emprendedor social impulsor de la ONG Global Minimun y la empresa Lebone Solutions, orientadas a África); Jamien Sills (un joven afroamericano diseñador de zapatillas deportivas avanzadas y trabajador de programas para recuperar jóvenes en riesgo de exclusión); Laura White (innovadora social y líder de la organización Ashoka U), Syreta Gates, asesora de sueños… y muchos otros. También hemos entrevistado a sus familias y profesores o mentores destacados. Es un libro colectivo y visible, eso le da un gran valor.

Pregunta- ¿Cuáles serían esos requisitos para formar a jóvenes innovadores y emprendedores?

Respuesta- Tenemos que crear una cultura de la innovación, y crearla desde la base educativa de las familias y los colegios. Esa cultura sería la zona de intersección de tres círculos importantes: sabiduría, habilidades de pensamiento creativo y motivación. Y recorriendo cada uno de ellos diremos que para que el acceso a la sabiduría sea efectivo en un niño, su aprendizaje debe ser más activo, es decir, que le permita explorar, jugar y retarse para aprender cosas nuevas. En segundo lugar las habilidades de pensamiento creativo deben estimularse (imaginación, creatividad, inventiva) a la par que se conjugan con habilidades sociales y “políticas” o relacionales para convencer o liderar, lo que implica saber usar el pensamiento crítico, trabajar en equipo y combinar conocimientos de forma interdisciplinaria. Por último, en el círculo de la motivación es esencial fomentar la fuerza de voluntad, la perseverancia y la motivación intrínseca que puede convertirse en la búsqueda de un propósito en su vida.

Pregunta- ¿Es posible un tipo de escuela, de instituto o de universidad así?

Respuesta- Sin duda, ese es mi propósito con este libro, demostrar que detrás de los grandes innovadores que investigo hay padres que han educado con un buen estilo de crianza, profesores inspiradores y mentores capaces de motivar y sacar lo mejor de sus alumnos. Por ejemplo: ¿Qué cree usted que tienen en común los fundadores de Google (Larry Page), el fundador y director de Amazon (Sergey Brin) y el fundador de Wikipedia (Jeff Bezos), entre otros destacados innovadores que destaco? Según un estudio de Gergesen, hay una similitud extraordinaria entre algunas de las personas más innovadoras: todas ellas fueron a colegios Montessori (pedagoga italiana) y aprendieron a través del juego en el contexto de un modelo de escuela activa.

Pregunta- ¿Así de sencillo ve generar ecosistemas que favorezcan la innovación y el emprendimiento?

Respuesta- No basta con eso, por supuesto. Tener éxito en procesos colectivos de cambio social no es fácil, pero hay que impulsar desde todos los ámbitos, pero sembrar desde abajo, desde la familia y la escuela, y teniendo en cuenta muchos factores en ese proceso colectivo. Pero, para poder responderle mejor, tengo que recomendarle que lea mi libro.

Pedro Molino, pedagogo y tutor de la Universidad de Padres