Cien años de la residencia de señoritas

Desde el 1 de diciembre de 2015 hasta el 27 de marzo de 2016 se celebra en la Residencia de Estudiantes de Madrid la Exposición “Mujeres en Vanguardia. La Residencia de Señoritas en su aniversario (1915-1936)”, que nos presenta una institución que resultó trascendental para la educación de las mujeres en España a principios del siglo XX.

La Residencia de Señoritas nació bajo la inspiración de la Junta de Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas, institución apoyada directamente por Giner de los Ríos y el grupo de la Institución Libre de Enseñanza,  que se crea en el año 1907 con la intención de cambiar el panorama cultural español, sin polémicas y luchas. Carecía de todo carácter político o confesional, y sus miembros representaban todos los sectores del pensamiento español. La primera labor de la Junta fue la del Patronato de Pensiones, que envía en sus treinta años de existencia 1594 españoles a estudiar fuera de España, buscando de esta manera incorporar a la juventud española a la realidad europea. El segundo paso fue el de crear centros de investigación, y surgen así diferentes institutos y laboratorios (en los que trabajan Ramón y Cajal y Severo Ochoa, entre otros) o instituciones como el  Centro de Estudios Históricos, dirigido por Ramón Menéndez Pidal.

La Residencia de Señoritas, junto con su institución hermana, La Residencia de Estudiantes, se crean por la Junta con la idea de proporcionar alojamiento, facilidades de estudio y laboratorios de trabajo a los estudiantes de provincias. La primera se crea en 1910 y la segunda en 1915.  La dirección de la Residencia de Señoritas se confía desde sus inicios a María de Maeztu, pedagoga, hermana de Ramiro, y discípula de Ortega y Gasset. Mujeres encomiables como la que fuese diputada y Directora General de Prisiones, Victoria Kent; la filósofa María Zambrano; las periodistas Josefina Carabias y  María Luz Morales; la empresaria y traductora Zenobia Camprubí; la científica Pilar de Madariaga; la pintora Maruja Mallo; la abogada y pedagoga Matilde Huici, entre otras, formaron parte de este proyecto, ya fuese como estudiantes,  o como profesoras o colaboradoras.

En la Residencia había un pabellón destinado a las personalidades intelectuales femeninas extranjeras que visitaban España, como por ejemplo Marie Curie.  Las residentas estaban en contacto con profesores, escritores, artistas nacionales y extranjeros, que daban conferencias, realizándose toda clase de intercambios culturales, en tertulias, lecturas comentadas, representaciones, conciertos, visitas a museos, excursiones a ciudades y pueblos. La Junta coopera muy directamente con el Instituto Internacional (International Institute for Girls in Spain), y con profesoras de universidades extranjeras de prestigio, para apoyar la educación de las residentes.

Para saber un poco más sobre esta institución, se puede consultar el libro de Carmen de Zulueta y de Alicia Moreno “Ni convento ni College: La Residencia de Señoritas” (Publicaciones de la Residencia de Estudiantes, 1993)