Gimnasios del aprendizaje

Guy Claxton ha desarrollado el programa educativo Building Learning Power con una idea en mente: tenemos que tener en cuenta que nuestros alumnos van a enfrentarse a un mundo en el que no sólo van a tener que aplicar el conocimiento, sino que, además, van a tener que crearlo.

 

La mejor manera de ayudar a nuestros alumnos a desenvolverse eficazmente en este nuevo mundo es trabajando su poder de aprendizaje.

El programa de Claxton parte de la premisa de que la escuela debe convertirse en un gimnasio del aprendizaje: un lugar donde los chicos aprenden a usar su mente, donde, además de los contenidos, trabajan músculos como la curiosidad, el valor, la imaginación, el razonamiento, la reflexión, la sociabilidad; un lugar donde aprendan a investigar y a experimentar. Para llevarlo a cabo se han diseñado actividades concretas que potencias estas habilidades, pero, sobre todo, la puesta en práctica del programa implica un cambio de la cultura de la escuela e, incluso, un cambio de lenguaje. El profesor se convierte en un guía, que como coach del aprendizaje invita a los chicos a plantearse diversas cuestiones: ¿Cómo has hecho esto? ¿De qué otra manera podrías haberlo resuelto?

¿Qué músculos del aprendizaje has trabajado para hacerlo?

¿Has cometido algún error interesante? ¿Has aprendido algo útil observando a otra persona? ¿Cómo habrías podido ayudar a tus compañeros?…

Otras metodologías, como el Aprendizaje por Proyectos o las Comunidades de Aprendizaje también nos invitan a ver la escuela como un gimnasio del aprendizaje.