Luces para Aprender

Iberoamérica, considerada la región más desigual del mundo, cuenta con más de 60.000 escuelas sin acceso a suministro de energía eléctrica. Generalmente se trata de escuelas que se encuentran situadas en las zonas rurales más desfavorecidas y que, además, son de difícil acceso. Muchos de los pueblos que se encuentran en estas zonas ni siquiera cuentan con centros que impartan la educación más básica.

 

Las zonas que cuentan con alguna escuela, no tienen acceso a recursos tan básicos como la energía eléctrica.

Con el objetivo de eliminar el aislamiento de las comunidades rurales, la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) está dotando de acceso a energía solar y de conexión a Internet a estas escuelas a través del proyecto “Luces para Aprender”. Se trata de una iniciativa que se encuentra dentro del marco de las “Metas educativas 2021: la educación que queremos para la educación de los bicentenarios”.

Es un proyecto sin duda ambicioso, que además incluye un programa de formación que tiene como objetivo primordial iniciar a los profesores y alumnos en el uso de las tecnologías de la información (TIC), con el objetivo de eliminar las barreras de acceso al conocimiento. Se espera que esto pueda contribuir al desarrollo y bienestar de los comunidades a las que pertenecen estas escuelas.

 

)