Quest to learn

El juego es importante para el desarrollo integral de los niños, fomenta su creatividad y su imaginación, y les permite trabajar habilidades como la memoria, la destreza visual y la cooperación. Los niños, además, disfrutan enormemente jugando.  ¿Y si utilizáramos la estructura de los juegos para mejorar la educación infantil y convertirla en algo más entretenido para los chicos? En una escuela de Nueva York se han propuesto re-imaginar la clase como un gran y delicioso videojuego.

 

Los chicos disfrutan de una escuela organizada toda ella en torno al aprendizaje por juegos.

Para Quest to Learn,  la escuela debería parecerse a los juegos infantiles, hacerse más participativa y más divertida, y estar diseñada en torno a las estructuras, dinámicas y mecanismos de los juegos. Cada trimestre, los estudiantes se encuentran con una serie de desafíos que se incrementan en complejidad, comparten conocimientos, reflexionan y pasan por estadios diferentes, alternando juegos y búsquedas.  Para profundizar en el área de ciencias y matemáticas, por ejemplo, durante todo un trimestre ayudan a un científico loco -que ha encogido y se encuentra perdido dentro del cuerpo humano – a navegar por todos los sistemas que se encuentra e informar posteriormente a su laboratorio de investigación de lo que encuentran.