Más del 80% de los jóvenes conoce actos de violencia en parejas de su edad

La violencia de género se extiende entre la población menor. Más del 80% de los adolescentes y jóvenes españoles de 14 a 19 años afirma conocer o haber conocido algún acto de violencia entre género en parejas de su edad. De hecho, son capaces de identificar una media de cinco actos por persona de violencia ejercida por chicos y una media de 3,7 de violencia ejercida por chicas.

Por tanto, las relaciones de pareja de adolescentes y jóvenes españoles se articulan alrededor de mecanismos de posesividad y de control basado en el ideal de la exclusividad, lo cual da lugar a un comportamiento potencialmente agresivo por ambas partes, aunque más frecuente y más grave por parte del varón.

Esta es una de las principales conclusiones extraídas del estudio «¿Fuertes como papá? ¿Sensibles como mamá? Identidades de género en la adolescencia», elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud.

Este estudio explora un aspecto de la realidad que “es equivalente al progreso de la sociedad” según Ignacio Calderón, director general de la FAD. Calderón además señala que “el estudio del género es de gran importancia porque permite ver la visión del mundo que tiene un sector de la población, en este caso los jóvenes de entre 14 y 19 años”.

El estudio revela que el comportamiento agresivo se da más entre los hombres.

El estudio se pregunta qué elementos definen los roles de género, si se han producido cambios en las visiones y en los estereotipos, si la visión es compartida y cómo todo ello se traduce en unas relaciones sociales que pueden resultar más o menos igualitarias. Para ello emplea una metodología mixta: una encuesta escolar de 2.154 adolescentes y jóvenes escolarizados de entre 14 y 19 años y dos dinámicas grupales online.

La impronta cultural es —tal y como apunta Eusebio Megías— el factor que refuerza «las diferencias a la hora de atribuir capacidades a chicos y chicas, que se hace en función de las identidades y roles de género».

Entre los resultados hay que destacar que existe una posición unánime a la hora de aceptar —y nombrar— estereotipos que diferencian a chicos y a chicas. En conjunto, las respuestas atribuyen a las chicas calificativos como “sensibles, tiernas, responsables, trabajadoras y preocupadas por la imagen”. Por el contrario, a los chicos se les define como “dinámicos, activos, autónomos, emprendedores, posesivos y superficiales”».

En las relaciones sentimentales se mantienen los ideales tradicionales. Las parejas se basan en la idea del poder sobre el otro, e incluso el 59,4% de los encuestados están bastante de acuerdo con que “el chico debe proteger a su chica”. Esto se traslada a los tópicos en las relaciones sexuales, en las que ambos sexos coinciden en la idea de que la fidelidad es importante, pero reconocen diferencias a la hora de la disposición a mantener relaciones —ellas (38,8%) apuntan que los chicos tienen más necesidad de sexo—. No es extraño que, a raíz de esto, un 66% de los chicos encuestados reconozca la elevada importancia de las relaciones sexuales en pareja frente al 45% de las chicas.