Entrevista al Dr. Raúl Santiago Campión, Profesor de la Universidad de La Rioja

El Flipped Classroom (FC) es un modelo pedagógico que transfiere el trabajo de determinados procesos de aprendizaje fuera del aula y utiliza el tiempo de clase, junto con la experiencia del docente, para facilitar y potenciar otros procesos de adquisición y práctica de conocimientos dentro del aula. Nacida gracias a un convenio con la Universidad de La Rioja, los profesores Raúl Santiago, del Departamento de Ciencias de la Educación de esta, a quien entrevistamos hoy, y Javier Tourón, del Departamento de Teoría y Métodos de Investigación Educativa y Psicológica de la Universidad de Navarra, son sus cabezas visibles.

1. Por qué hoy en día nos resulta tan difícil educar a nuestros hijos?

Una de las razones estriba en que queremos educar a nuestros hijos para los mismos objetivos y con los mismos métodos con los que fuimos educados sin tener en cuenta los cambios sociales, culturales, tecnológicos…tan profundos que se han producido y se siguen produciendo.

2. ¿Cómo resumiría las claves de la educación en el siglo XXI? ¿Qué guías podemos seguir?

La Educación del siglo XXI debe incorporar habilidades sociales que serán necesarias para ayudar a nuestros niños a sobrevivir una economía que aún tiene que ocurrir y desarrollar un trabajo con el conocimiento que requiere los más altos niveles de la capacidad cognitiva.

El Sistema Educativo de hoy simplemente no alcanza el nivel en la preparación de los niños para pensar críticamente, de forma independiente, y en un alto nivel. En lugar de ello, nos hemos convertido en una industria masiva de pruebas de preparación que se evalúa por lo bien que los estudiantes memorizan temporalmente determinada información inconexa . El aprendizaje del siglo XXI tiene que ver con el compromiso, de los estudiantes y el nuestro como profesionales de la educación.

3. ¿Cuál es el impacto que están teniendo realmente las nuevas tecnologías en el actual sistema educativo español?

Sinceramente, muy poco. No son herramientas de transformación, solo de sustitución. La eficacia de los recursos de las TIC en los procesos educativos del centro no puede quedar supeditada simplemente a la competencia y actuación del profesor, sino también a la situación y al contexto singular donde se desarrolla la acción didáctica, así como al conocimiento y la competencia tecnológica de los propios estudiantes y todo ello para convertirlas en herramientas para la transformación del sistema, no para volver a hacer lo mismo pero “ en digital”.

4. ¿Entre las diversas metodologías, qué puede aportar significativamente the Flipped Classroom? En qué consiste? ¿A qué edad se les empieza a aplicar a los alumnos?

up13_flipped_pizarraEl Flipped Classroom (FC) es un modelo pedagógico que transfiere el trabajo de determinados procesos de aprendizaje fuera del aula y utiliza el tiempo de clase, junto con la experiencia del docente, para facilitar y potenciar otros procesos de adquisición y práctica de conocimientos dentro del aula. A mi juicio, aporta cuatro grandes ventajas frente al tradicional. En primer lugar, mejora de la interacción estudiante-profesor: Los defensores del FC (flipped classroom) afirmamos que esta práctica promueve una mejor interacción estudiante-profesor, es decir, lo que se llama Oportunidades para “Real-Time Feedback”. En segundo lugar, mencionaría la participación del estudiante, quien no solo está acostumbrado a recurrir a la web y las redes sociales para obtener información e interacción, sino que algunas investigaciones muestran que la novedad de cualquier estímulo tiende a desaparecer después de unos 10 minutos. En tercer lugar está la posibilidad de seguir el propio ritmo de aprendizaje, ya que la simple utilización de vídeos de aprendizaje de calidad permite a los estudiantes aprender a su propio ritmo y en función de sus necesidades. Finalmente, encontramos la posibilidad de diseñar y desarrollar tareas más significativas. Otra supuesta ventaja del modelo inverso es que alteran la naturaleza de la tarea haciendo que los estudiantes practiquen y apliquen su aprendizaje en el aula, bajo la atenta mirada del maestro.

5. ¿Cómo participaría el profesor en este aprendizaje? Qué habilidades debe tener el docente del siglo XXI?

Citaremos dos grandes bloques competenciales: por un lado los metodológicos, la implementación de este modelo exige unas metodologías coherentes, como el PBL, el CBL, aprendizaje colaborativo/cooperativo, teoría de las inteligencias múltiples (cada vez mas implantado en los colegios), Just in Time Teaching, Team Teaching, PEPEOLA... Es decir, metodologías (y técnicas) que pongan en el centro del aprendizaje al alumno. Por otro lado, es precisa una formación tecnológica-instrumental para manejar con cierta soltura la ingente cantidad de recursos TIC que tenemos a nuestra disposición y sin las cuales sería casi imposible desarrollar el modelo FC de una manera eficaz. La combinación de ambos factores y una buena motivación puede poner al docente en primera línea de innovación educativa.

6. ¿El talento no es algo innato como creíamos hasta el momento? Cómo definiría “talento”?

Como señala mi colega y maestro el Catedrático Javier Tourón, el talento no es algo innato, la capacidad puede ser innata pero es necesario trabajar, esforzarse y sacar rendimiento de esta cualidad para que haya talento. Cuando no se desarrollan estas capacidades aparece la frustración y el fracaso. Por tanto podemos definir el talento como el desarrollo  adecuado de nuestras capacidades. Todos los niños y niñas tienen capacidad para ser buenos en algo, si bien es verdad que no todos tenemos el mismo grado de capacidad. Lo importante es atender las necesidades de cada individuo para desarrollar todo su potencial

7. ¿Se está identificando y fomentando el talento en la escuela actual?

No de una manera sistemática  y organizada. Todos los centros deberían sistematizar pruebas periódicas para evaluar el potencial de todos los alumnos para conocer las necesidades específicas de cada uno. Es algo más complejo que etiquetar a unos y otros, algo que, por cierto, deberíamos desterrar: El objetivo es que el sistema educativo se adapte a los alumnos y no al revés como sucede ahora.

8. ¿Debemos otorgar un mayor grado de autonomía a los alumnos en la escuela?

Sin duda, y por contra parece que estamos impulsando lo contrario. Por fortuna cada vez hay mas iniciativas personales e institucionales para lograrlo.

9. Y en cuestión de notas, ¿piensa que evaluamos a los alumnos de acuerdo a sus capacidades?

Creo que no, todo el sistema evaluación gira en torno a la vertiente “calificadora”, olvidando la evaluación individualizada, evaluación como aprendizaje y adaptativa a las capacidades de cada estudiante.

 

Dr. Raúl Santiago Campión

Profesor de la Universidad de La Rioja

Dpto de Ciencias de la Educación-Universidad de La Rioja

Fundador de las web www.eduapps.es y www.theflippedclassroom.es