La adolescencia como talento para el cambio

El programa CAI está llevando a cabo varios espacios innovadores de encuentro, intercambio y reflexión donde la “Inteligencia y la Creatividad Colectiva Compartida” revierte en una misión: el cambio de conciencia y paradigma en la representación social de la infancia y la adolescencia en el contexto socioeconómico actual. El último ha tenido lugar en la ciudad de Alcobendas (Madrid) donde ha participado la Universidad de Padres.

up13_unicefLa palabra adolescente se deriva del verbo latino adolescere: crecer y desarrollarse, aquel que está activo, que se desarrolla. Sin embargo, en nuestra actual sociedad le damos un significado peyorativo y ligamos esta fase de crecimiento hacia la vida adulta con el conflicto, la ruptura de lazos parentales y la crisis de identidad de ellos y ellas. Nada más lejano de la realidad: como afirma Jose Antonio Marina (En defensa de los adolescentes, El Mundo, 21/10/2014) se trata de un Ferrari fantástico de manejar porque es muy potente pero que si no se aprende a conducir, puede estrellarse contra la pared.

Esta pared está construida por los adultos para no perder el vínculo de relación hacia ellos y ellas, basado en la protección, el control y el obligatorio apego. Los  adolescentes quieren dejar de ser sujeto de posesión para comenzar su propia carrera, su viaje, en definitiva ser protagonista de su cambio y lograr más autonomía en el desarrollo de sus capacidades y dar comienzo a su aventura como pilotos de su vida.

Desde el programa Ciudades Amigas de la Infancia (CAI) de UNICEF Comité Español os proponemos aventurarnos en el valiente, por incierto, viaje de construir el presente con los y las adolescentes pues su energía puede y debe ser articulada en los cambios necesarios de nuestra sociedad.

Ponemos como ejemplo algunas de las propuestas de los y las adolescentes del municipio de Alovera (Guadalajara) para las elecciones locales y autonómicas de mayo del 2015 (iniciativa disponible en el siguiente enlace) que demandan “Colaborar todos más para ayudar a la gente” o “Mejor reparto de los bienes para tener todos lo mismo”.

Y es que desde el programa CAI entendemos que dar visibilidad a los adolescentes como colectivo en situación de especial vulnerabilidad, y como actores de su propio cambio, es el gran reto del presente; el protagonismo de la adolescencia lo enfocamos desde su propia participación en procesos de cambio desde su emprendimiento.

up13_aprendo_emprendiendoPor ello, hablamos de “emprendizaje” social, entendido éste como la generación de contextos y procesos de aprender emprendiendo, competencia clave para la vida. Algo que a lo largo de 2015 estamos trabajando con profesionales de instituciones y organizaciones comprometidas con la infancia y adolescencia para recuperar los elementos innovadores de prácticas históricas del ámbito socioeducativo y comunitario, combinándolos con las nuevas herramientas de gestión que promuevan y faciliten la implicación social de chicas y chicos con iniciativas, su participación protagónica. Tal y como quedará patente en el III Congreso de Ciudades Amigas de la Infancia que celebraremos en Madrid los días 10 y 11 de septiembre de 2015.

Pero en este planteamiento las propias familias somos imprescindibles: se trata de promover una cultura emprendedora jugando un papel de acompañamiento, reconociéndoles, dándoles espacio y apoyándoles.

Los chicos y chicas deben contar con la posibilidad y oportunidad de conocer otras realidades, comenzar a influir en su entorno próximo, poner en valor sus talentos, organizarse con otros iguales, formarse una visión global y juicio autónomo, así como volcar parte de sus energías en cambiar su propia realidad, su presente.

Como referentes adultos podemos ser agentes que orientan, aportan confianza y reconocimiento, que refuerzan el papel activo que los chicos/as han de asumir, facilitando herramientas y promoviendo la adquisición de las diversas habilidades precisas desde la práctica.

Para ello resultará fundamental generar el espacio-tiempo que acompañe e “invite a hacer”, flexible, autónomo, no dirigido pero comprometido, con sus avances, retrocesos y altibajos, con prudencia pero sin miedos.

Desde el programa Ciudades Amigas de la Infancia (CAI) entendemos que dar visibilidad a los adolescentes es el gran reto del presente.

Esta tarea educativa para el desarrollo autónomo de los/as chicos/as, de su empoderamiento y corresponsabilización social se desarrolla desde la cotidianidad y de forma transversal a lo largo del proceso de aprender emprendiendo sus propias iniciativas.

Y es que la acción de emprender comporta aprender y aprehender valores, actitudes, habilidades y herramientas relacionadas con los ámbitos del desarrollo de talentos, trabajo en equipo, planificación, creatividad, gestión y comunicación; de tal manera que los chicos y chicas:

  • toman conciencia de sí mismos, del otro y de su realidad (concientizarse en palabras de Paulo Freire);
  • construyen el nos-otros, poniendo en práctica y en común sus intereses y capacidades, de forma asertiva y colaborativa, llegando a acuerdos, haciendo equipo; y,
  • toman iniciativas -desde la pasión por resolver los retos que se les presentan- que aportan valor (porque lo social es sustantivo) bajo criterios de sostenibilidad (también la económica del propio proyecto).

El III Congreso de Ciudades Amigas de la Infancia se celebrará en Madrid los días 10 y 11 de septiembre de 2015.

Una experiencia donde lo importante es el proceso y su impacto responsable. Al fin y al cabo se trata de estimular la iniciativa adolescente conectando, colaborando, compartiendo, conviviendo y comprometiéndose hacia una ciudadanía activa, generando mayores posibilidades de gestión autónoma de sus propios itinerarios de vida.

¿Te apuntas al cambio?

Mas información: www.ciudadesamigas.org

Gregorio Aranda

Coordinador del programa Ciudades Amigas de la Infancia Comité Español

garanda@unicef.es

www.ciudadesamigas.org

Eduardo Elosegui

Educador Social, socio-fundador de ALWA Emprendizaje Social

edu@alwa.es

www.alwa.es