Entrevistamos a un libro: Understanding Youth

El profesor Michael Nakkula (uno de los creadores de la iniciativa “Proyecto IF-Inventing the Future”, que persigue el fortalecimiento de las destrezas del adolescente), y su colega Eric Toshalis analizan en este libro, dirigido principalmente a educadores, el desarrollo adolescente, incorporando información práctica, teórica, y empírica a través de lo que denominan “estudios de casos enhebrados”.

P-¿Qué perspectiva adoptas en relación con la adolescencia?

Adopto en mis páginas una perspectiva construccionista, que enfatiza el papel que juegan en el desarrollo las experiencias vividas, mucho más que las descripciones objetivas de procesos biológicos, psicológicos o de otro tipo. Las personas trabajan las unas con las otras para crear desarrollo. El desarrollo del adolescente cuenta con un elemento central, las interpretaciones que ellos hacen de sí mismos y de sus mundos, y los educadores podemos jugar un papel clave en el significado que los jóvenes dan a sus vidas, del mismo modo que lo hacemos en el nuestro. Entender la juventud es entendernos a nosotros mismos en relación con ellos. Debemos aprender y crecer junto a nuestros estudiantes si queremos convertirnos en agentes de cambio. Y tener en cuenta que la adolescencia es una construcción social más que una realidad objetiva.

michaelmaculaP-¿Cómo se construye la adolescencia?

El pensamiento de los adolescentes es un pensamiento teorético; tiene sus raíces en las asunciones que ellos hacen acerca de la forma en que las cosas funcionan, asunciones que después se deciden a testar a través de la experimentación en el mundo real. Un adolescente obra continuamente por ensayo-error. Cuando los estudiantes actúan de forma disruptiva sobre las rutinas de la clase desafiando los intentos de los profesores para tener el control, están analizando la naturaleza y los lazos de sus relaciones y los entornos de aprendizaje en los que las relaciones se crean. Testándolas de esta manera, están construyendo teorías implícitas sobre sus aulas, los adultos de sus vidas, sus iguales y, por extensión, forman teorías sobre ellos mismos. La acumulación de conocimiento examinado viene a definir sus creencias sobre cómo funciona el mundo y cómo deberían posicionarse dentro de él. Se encuentran en un proceso de construcción continuada y de interpretación del desarrollo de uno mismo en relación con el mundo. Los educadores, en este caso, actúan como contribuyentes activos de la co-construcción de los adolescentes y la adolescencia.

El objetivo educativo es enseñar a los jóvenes a tomar riesgos calculados y confrontar los miedos que les paralizan.

P-Ponme un ejemplo de ese pensamiento teorético

En mis páginas recojo el ejemplo de Antwon, un adolescente con problemas en la gestión de sus relaciones con varios grupos de amigos muy diferentes entre sí, y preocupado con sus habilidades lecto-escritoras y la posibilidad de fracasar en sus exámenes por esto. No hace sus deberes y se niega a contestar, porque teme responder mal. Antwon lleva semanas testando a su profesora, la Sra. Petersen, para determinar si es una aliada o un impedimento para el éxito. No sabe o no quiere hablar de sus miedos con la profesora en relación con el examen de graduación y sus relaciones con sus compañeros, utiliza formas variadas de disrupción de la clase para poner en marcha interacciones en las que sus teorías puedan construirse y testarse. Él asume, basándose en sus experiencias previas con otros profesores, que ella le dará de lado y responderá más con medidas de control que con un compromiso más profundo basado en la negociación de los términos de la relación. Las banderas rojas que él alza en clase son interpretadas por la Sra. Petersen como desafío, grosería y falta de respeto, por lo que le responde con sanciones, disciplina y desilusión. Antwon, pensando que su teoría ha sido demostrada, empieza a rechazar a la profesora como una aliada y comienza a verla como su adversaria.

P-¿Qué papel deberían jugar los educadores en el trabajo de la identidad adolescente?

Los educadores están bien posicionados para actuar de mentores con los jóvenes para adoptar nuevos modos de pensamiento. Cuando los adolescentes preguntan implícitamente qué tipo de persona deberían ser, cómo deberían ser sus amigos, en quién o en qué deberían depositar confianza, o qué tipo de mundo deberían construir, las respuestas que construimos e imaginamos con ellos ayudan a co-construir aquello en lo que se convierten y la manera en la que se aproximan al mundo, incluso si las respuestas son rechazadas de forma patente. Ya sea trabajando con nosotros colaborativamente en la cuestiones que guardan un significado crítico para ellos o trabajando duro para rechazar nuestros esfuerzos para darle forma a su mundo, los adolescentes se unen a los educadores diariamente para construir sus destrezas de pensamiento teorético imaginativo necesarias para una vida interesante y productiva.

P-Relacionas en tus páginas la toma de riesgos y la creatividad, y analizas la necesidad de experimentación de los adolescentes…

Los adolescentes son especulativos precisamente porque les faltan muchos de los hechos necesarios para entender su mundo y el mundo que les rodea, de ahí que experimenten con comportamientos de riesgo y con aquellas cuestiones que tienen implicaciones profundas en su vida. La toma de riesgos se han venido a considerar un problema de comportamiento, pero es necesario distinguir entre aquellas tomas de riesgo que pueden ser precursores o marcadores de dificultades serias, y las que sirven para construir un yo competente y confiado, las que son un esfuerzo hacia la expresión creativa. El objetivo educativo es enseñar a los jóvenes a tomar riesgos calculados y confrontar los miedos que les paralizan. Como nos muestra el trabajo de Cynthia Lightfoot, los adolescentes pelean por crear un mundo, o subuniverso, que existe aparte de los parámetros y demandas de los adultos, y la toma de riesgos es una herramienta primaria empleada por ellos para construir ese mundo. Es importante que los adultos reconozcan esa experimentación constructora de significado, y es imperativo que conozcan el significado que los mismos adolescentes están sacando de sus experiencias, qué sucedió y cómo está contribuyendo a dar forma a su historia vital; solamente así podremos co-construir de la mejor manera posible. Los adultos que toman riesgos en su trabajo con los jóvenes se encuentran mejor posicionados para influir en la toma de riesgos juvenil.

P-En realidad, al hablar de construcción de la identidad, estás hablando de múltiples identidades…

Sí, porque los adolescentes van construyendo su identidad relacional, la identidad de géneros, la identidad racial y étnica, la identidad sexual… o todos aquellos aspectos relacionados con la fe, la transición de la escuela a la vida laboral y la ecología. Todo esto se analiza a lo largo de mis páginas.

Bibliografía:

-Nakkula, Michael J. y Toshalis, Eric (2013) “Understanding Youth. Adolescent development for educators”. Cambridge, Ma: Harvard Education Press