Adolescencia: una nueva oportunidad

Durante mucho tiempo hemos asociado el periodo adolescente con una etapa complicada, conflictiva y llena de problemas, gritos, rebeldía y peleas en casa. Lo mejor era esperar a que pasase el chaparrón. Sin embargo, desde la neurología llegan buenas noticias al respecto. Las últimas investigaciones aportan datos muy positivos que desvelan una enorme oportunidad educativa. En la preadolescencia y adolescencia se produce un nuevo crecimiento en el cerebro y grandes cambios y reconfiguraciones que se asemejan bastante a los que se dan durante los primeros años de vida. Su cerebro se rediseña por completo y tienen la oportunidad  de adquirir nuevas destrezas. Podemos hablar de una segunda edad de oro para el aprendizaje. Por eso, por el bien de los adolescentes, necesitamos mejorar nuestra percepción de la adolescencia.

Para aprovechar estas oportunidades, debemos transmitir y rodear a los adolescentes de un clima de confianza, apoyo, reconocimiento y también exigencia, porque nos gustaría que, al finalizar la tutela educativa, los jóvenes estuvieran preparados para sacar su máximo partido. Tenemos que cambiar la antigua visión centrada en las debilidades por una que enfatice las fortalezas de los adolescentes. En la Universidad de Padres nos parece un objetivo prioritario y trabajamos continuamente para mejorar nuestro Campus en los programas dirigidos a esta edad, proporcionando los recursos que necesitan para configurar personalidades inteligentes, y afrontar los nuevos desafíos de la vida.