Editorial verano 2017

Os deseamos que paséis un estupendo verano. Que vuestros hijos e hijas disfruten y –a ser posible- no olviden lo que han aprendido. Sería estupendo que a cualquier edad se comprometieran a leer un rato por lo menos. Nosotros aprovecharemos el verano –además de para descansar- para preparar novedades para el próximo curso. No olvidéis que seguimos necesitando mucho vuestra colaboración.

Como todos los organismos vivos, la Fundación Educativa Universidad de Padres se renueva. Nuestros proyectos crecen. Queremos agradecer la ayuda de quienes nos han apoyado año tras año, dando continuidad a la UP. Y también nos parece importante volver a explicar cuál es nuestro proyecto, e intentar contagiaros nuestro entusiasmo.

JAMHay varias cosas que distinguen a la FUP de otras iniciativas dedicadas a ayudar a los padres en la educación de sus hijos. En primer lugar, que somos conscientes de la influencia del ambiente, y sabemos que para conseguir el éxito educativo debemos entre todos mejorar el entorno social y cultural en que nos movemos. Como os hemos dicho siempre, los padres educáis por dos vías: directamente con vuestro comportamiento con vuestros hijos, e, indirectamente, influyendo en los entornos que a su vez van a influir en vuestros hijos. Cuando os matriculáis en los cursos anuales de la Universidad de Padres, estáis colaborando a que con vuestra ayuda –podíamos decir, en representación vuestra- intentemos mejorar la calidad de las escuelas, aumentar el interés de la sociedad por la educación, elevar el nivel de los debates, configurar una sociedad más atenta a las necesidades de los niños y los jóvenes. Por ello, estamos estableciendo convenios con centros educativos, buscando  también la colaboración con los docentes.

La segunda diferencia es que pensamos que debemos suministrar información a los padres para facilitarles tomar buenas decisiones respecto al futuro de sus hijos. El lema de nuestra fundación es “Conocer para comprender. Comprender para tomar buenas decisiones. Tomar buenas decisiones para actuar mejor”. La educación tiene tres objetivos: desarrollar las capacidades de cada persona, formar buenos ciudadanos, facilitar el acceso al mundo del trabajo. El futuro del trabajo angustia a todo el mundo. Necesitamos saber qué competencias van a necesitar nuestros hijos para sobrevivir en un mundo competitivo e incierto. Hay muchos recursos a disposición de los estudiantes, pero resulta difícil aprovecharse de ellos si no se tiene la información suficiente.

La tercera diferencia está en que para nosotros ser padre y madre es una tarea transcendental, pero que debe hacerse compatible con vuestros proyectos personales. Nadie es “padre” o “madre” y nada más. Tenéis vuestros deseos, expectativas, necesidades, aspiraciones, que tenéis que hacer compatibles con vuestras obligaciones parentales. Todas las personas, para sobrevivir en un mundo acelerado y basado en el conocimiento, va a tener que seguir aprendiendo a lo largo de toda su vida. Nos parece que ayudaros a seguir ese aprendizaje entra dentro de los objetivos de nuestra Fundación. Vamos a aprovechar nuestras siglas UP, y convertirlas en un anagrama simbólicamente más amplio UP! ¡Arriba! Queremos convertirnos en una fundación educativa que colabore al progreso de las personas. ¿Qué es lo que debe conocer un ciudadano para tomar buenas decisiones? Este año hemos seleccionado uno de esos temas: la economía. Por eso, estamos elaborando en este momento una cátedra sobre economía que nos servirá para la vida cotidiana. ¿Qué debe saber un ciudadano para tomar buenas decisiones económicas en su vida personas o en su vida social y política? ¿Cómo evitar que el desconocimiento le sitúe en una posición de desventaja? En esto, como en todo, la Fundación UP! Aspira a “empoderar” a sus alumnos, es decir, a vosotros

Todos estos proyectos se basan en la actividad investigadora de la Fundación, que es la savia de la que se nutre. Como veis, nuestros programas son ambiciosos. Creemos que estamos en buenas condiciones para ayudar por varios caminos a convertir a España en una “sociedad del aprendizaje”, que nos ayude a todos.  Todo el mundo puede colaborar de esa manera a un proyecto que, al menos a todos lo que trabajamos en él, nos parece hermoso, bueno y útil.

Feliz Verano!