Entrevista a un libro: Visible learning for teachers

John Hattie es profesor e investigador. En el libro que entrevistamos presenta los resultados de más de quince años de investigaciones con millones de estudiantes, una amplia colección de evidencias acerca de lo que funciona en las escuelas y mejora el aprendizaje. Una obra bien documentada y argumentada en la que sumergirnos este verano.

up17_entrevista_libro_extPregunta- ¿Qué es el “Aprendizaje Visible”?

Respuesta– El “Aprendizaje Visible” otorga al profesor el papel de evaluador de su manera de enseñar. El aprendizaje y la enseñanza visibles tienen lugar cuando los profesores ven el aprendizaje a través de los ojos de los estudiantes y les ayudan a convertirse en sus propios profesores.

Pregunta- ¿De qué manera podemos favorecer mejor este tipo de aprendizaje?

Respuesta– El impacto más poderoso que podemos tener en la escuela está relacionado con la manera en la que pensamos. Debemos, como profesores,  fomentar un conjunto de mentalidades, que deben respaldar todas nuestras acciones y decisiones en la escuela, y si las desarrollamos es muy probable que tengamos impactos importantes en el aprendizaje de los estudiantes.

Pregunta- ¿Cuáles son estas mentalidades que deben desarrollar los profesores?

Respuesta– Los profesores deben tener presente que su tarea fundamental es evaluar el efecto que tiene su enseñanza en el aprendizaje de los estudiantes y en sus logros; que el éxito y el fracaso en el aprendizaje del estudiante están relacionados con lo que ellos hacen, porque son agentes de cambio. Deben hablar más de aprendizaje que de enseñanza, y considerar la evaluación cómo el feedback producido por su impacto en aquél. Un profesor que practica el “Aprendizaje Visible” dialoga, no monologa, disfruta con los desafíos, cree que su papel es desarrollar relaciones positivas en el aula y en toda la escuela, e informa a todos del lenguaje del aprendizaje. Estos profesores inspiran confianza y confían en los demás, y están deseosos de extender estos mensajes.

Pregunta- ¿En tus páginas te diriges solamente a los profesores?       

Respuesta– Aunque me dirijo fundamentalmente a ellos, también hablo para estudiantes. Explico cómo aplicar los principios del “Aprendizaje Visible”  a cualquier aula del mundo. Ofrezco resúmenes de las intervenciones más exitosas y una guía práctica paso a paso para una implementación exitosa del “Aprendizaje Visible” en el aula.

Pregunta- ¿Cuáles serían los pasos a seguir para implantar el Aprendizaje Visible?

Respuesta– Primero se debe empezar por lo que el profesor piensa acerca de su rol, examinando con regularidad la naturaleza y magnitud de su impacto en el aprendizaje. Existe una “práctica” del aprendizaje, práctica que no implica que tengamos una  receta fija para asegurarnos el éxito en el aprendizaje, aunque hemos podido comprobar que existen prácticas más efectivas que otras en este sentido. Doy cuenta de ellas en mis páginas.

Estructuro el resultado de las investigaciones realizadas a partir de las grandes ideas del “Aprendizaje Visible”, y lo presento en una secuencia de decisiones que los profesores deben tomar regularmente: preparar la lección, comenzarla, conducirla y terminarla de una determinada manera. Se trata de una percha para presentar las formas de pensar, los estados mentales, que tienen los mensajes fundamentales para fomentarla.

Cada uno de mis capítulos desarrolla un conjunto de listas de control o listas de verificación para evaluar cómo marcha el “Aprendizaje Visible por dentro”. Las considero como directrices o guías para preguntar y responder una serie de cuestiones sobre la forma en que una escuela conoce el efecto que está teniendo en sus estudiantes. Los capítulos incluyen ejercicios para que los profesores puedan profundizar en lo que se expone en ellos.

Pregunta- ¿Cómo concibes la enseñanza?

Respuesta– El acto de la enseñanza requiere de intervenciones deliberadas para asegurar que existe un cambio cognitivo en el aprendizaje; por tanto, los ingredientes clave son el ser consciente de las intenciones de aprendizaje, conocer cuándo un estudiante tiene éxito a la hora de conseguirlo (aplicando criterios de éxito fijados previamente), tener el suficiente conocimiento de la compresión previa que tiene el estudiante cuando enfrenta la tarea, y saber lo necesario sobre el contenido para poder proporcionar experiencias desafiantes  y con sentido para que exista algún tipo de desarrollo progresivo.

Ayuda, y mucho, el hecho de que esas intenciones de aprendizaje y criterios acerca del éxito sean compartidos y tengan también el compromiso y la comprensión de los estudiantes. Un entorno sano para el aprendizaje es, además, un entorno en el que se fomenta y se da la bienvenida al error. La pasión cumple también un papel fundamental.

Pregunta- ¿Puedes ponernos algún ejemplo de intervención exitosa, de entre los muchos que recoges?

Respuesta Russell Bishop (2003) ha proporcionado una de las intervenciones escolares más efectivas, que está centrada en las creencias de los profesores. Bishop argumenta que los profesores van a clase con unas teorías muy fuertes sobre los estudiantes, y a menudo se resisten a la evidencia de que sus estudiantes no se amoldan a esas teorías. Uno de los primeros actos de la intervención que diseñó es recoger mediante encuestas la visión de los estudiantes. Entonces muestra a los profesores las diferencias entre las creencias que ellos tienen y las de los estudiantes. A continuación empieza la intervención, que está relacionada con trabajar las creencias de los profesores, principalmente.

 

BIBLIOGRAFÍA:

– Bishop, R (2003) “Changing power relations in education: Kaupapa Maori messages for mainstream education in Aotearoa/New Zealand”. Comparative Education, 39 (2), 221-38.

– Hattie, John (2015) “Visible Learning for Teachers. Maximizing impact on learning”. Nueva York: Routledge.